SEMANA SANTA BAÑOS DE LA ENCINA

Experimenta la pasión en cada rincón

Domingo de Ramos

San Juan Evangelista y la Borriquilla

El Domingo de Ramos, la cofradía de La Borriquilla realiza su procesión por las calles de Baños de la encina, marcando el comienzo de la Semana Santa. Un momento especial de este día es la ceremonia de bendición de las palmas en la emblemática Plaza de Santa María, cerca de las Ruinas de Santa María del Cueto.

Las palmas benditas evocan el gesto de los habitantes de Jerusalén, quienes batieron palmas y ramos de olivo para honrar a Jesús mientras aclamaban su entrada como Rey y aquel que viene en nombre del Señor.

Este ritual nos conecta con la antigua tradición de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y simboliza el inicio de la Semana Santa en Baños de la encina.

Miércoles Santo

Vía Crucis de Ntro. Padre Jesús Crucificado

En la noche del Miércoles Santo, la solemnidad llena las calles de Baños de la Encina con la procesión del Vía Crucis. En este conmovedor desfile, la imponente imagen de Nuestro Padre Jesús Crucificado es llevada a hombros por los devotos miembros de la Cofradía.

Durante los últimos años, esta procesión se ha realizado en los alrededores del majestuoso Castillo de Baños de la Encina. La vista es impresionante, ya que la silueta del Cristo se alza sobre las antiguas almenas de esta fortaleza milenaria, creando un escenario de gran belleza y significado religioso. Esta tradicional procesión enriquece la celebración de la Semana Santa en Baños de la Encina con su profundo simbolismo y la majestuosidad de su entorno histórico.

Jueves Santo

Ntro. Padre Jesús Amarrado a la Columna, San Juan Evangelista y la Virgen de los Dolores

Sin embargo, es durante el Jueves y Viernes Santo cuando experimentarás la expresión más apasionada de la Semana Santa en Baños de la Encina, con la emocionante Procesión de Nuestro Padre Jesús Amarrado a la Columna, San Juan Evangelista y la Virgen de los Dolores. Esta solemne procesión recorre el pintoresco Casco Histórico de la localidad, brindando un espectáculo de fervor y devoción que conmueve a todos los presentes.

Madruga

Ntro. Padre Jesús Nazareno, la Virgen de los Dolores y San Juan Evangelista

Durante la noche del Jueves al Viernes Santo, desde la tribuna elevada de la Iglesia Parroquial de San Mateo, se pronuncian los Sermones, como ‘El Mandato’, ‘El Paso’ y, especialmente, ‘La Pasión’. Estos sermones expresan el dolor y la devoción de los fieles ante la Pasión y Muerte de Cristo.

Además, se leen los Pregones, que ofrecen una interpretación popular de los textos evangélicos. Estos pregones se crearon en una época en la que el Evangelio se encontraba en latín y la mayoría de la población no sabía leer. Los cuatro Pregones más destacados son conocidos como “Soberano Redentor”, “Poncio Pilato”, “La Sentencia” y “El Prendimiento”. Estos son cantados en la Parroquia de San Mateo durante el amanecer del Viernes Santo, antes de la procesión de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En la madrugada del Viernes Santo, después de los Pregones y el Sermón de Jesús, tiene lugar la Procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Virgen de los Dolores y San Juan Evangelista. Esta procesión es la más extensa, ya que recorre todo el casco antiguo del pueblo, sumergiendo a los participantes en un profundo acto de fe y devoción.

Viernes Santo

Hermanda del Santo Entierro

El Sermón de las Siete Palabras o Desenclavamiento, que tiene lugar el Viernes Santo, es un acto litúrgico de gran solemnidad en el que se representa el desenclavamiento de Nuestro Padre Jesús Nazareno frente a la Virgen de los Dolores. Durante este acto, se entregan los clavos y la corona de espinas a la Virgen mientras se entonan siete saetas, cada una haciendo referencia a una de las siete palabras que Jesús pronunció antes de su muerte. Esta tradición, que ha sido recuperada en los últimos años, añade un profundo elemento de emotividad a la Semana Santa de Baños de la Encina.

A continuación, tiene lugar la procesión del Santo Entierro, en la que hacen su estación de Penitencia el Crucificado, la Cruz María (una cruz con un sudario), el Santo Entierro, San Juan y la Virgen de los Dolores. Hasta hace algunos años, esta procesión solía ascender al Castillo, añadiendo un escenario aún más impactante a la conmemoración de la Pasión de Cristo.

Hermandad de la Soledad

Hacia la medianoche del Viernes Santo, la Virgen de los Dolores realiza su estación de Penitencia en la conocida Procesión de la Soledad. Durante este acto, la Virgen es trasladada a la Ermita de Jesús del Llano, donde espera el Abrazo con su Hijo que se llevará a cabo el Domingo de Resurrección.

Domingo de Resurrección

Hermandad del Resucitado

El Abrazo, un emotivo símbolo de la Resurrección de Cristo, tiene lugar el domingo por la mañana. Los costaleros que llevan el paso del Cristo Resucitado, procesionando desde la Parroquia de San Mateo, al avistar el paso de la Virgen que parte desde la ermita de Jesús del Llano, emprenden una veloz carrera hasta encontrarse en un simbólico abrazo. Concluida esta celebración, se da por finalizada la conmemoración de la Resurrección de Cristo.